Personajes Principales:

1 de mayo de 2010

Capítulo 7: Trato hecho...

Cuando volví en sí, el cuerpo me dolía como nunca antes, esto, solo podría ser obra de la falta de sangre en mi cuerpo. Por un momento pensé que estaba en plena obscuridad, pero lo más seguro, es que mis ojos se hubieran desacostumbrado a la luz, quizá por el tiempo que había pasado inconsciente.

Pronto, caí en cuenta, que estaba en el suelo e intenté reincorporarme, pero alguien me detuvo, me asusté y dí un salto hacia atrás, y por consiguiente, choqué contra una pared, haciendo que el techo se desmoronara un poco.

Finalmente, y al eco de una risotada, logré ver un poco de aquella habitación.

– Jajaja, debiste quedarte justo donde estabas – era la voz carrasposa del tipo que me había detenido, mientras Gabriel me hablaba, en el tejado junto a mi ventana.

Me levanté rápidamente, y mis ojos comenzaron a adaptarse nuevamente a la flagrante luz que se colaba por las muy pocas, pero extensas ventanas; estas, no tenían vitrales, lo que lo hacía parecer un calabozo de la edad media. Olía a alcantarilla, pero ahora que me fijaba bien, la construcción me hacía pensar en un castillo subterráneo.

– ¿Qué hago aquí? – fue lo primero que se me ocurrió preguntar.
– No te alarmes – se me acerco sigilosamente, el tipo olía a tabaco y un poco de alcohol, mimó mi rostro, mientras yo me pegaba cada vez más a la pared, como queriéndome introducir en ella – ya lo sabrás – prosiguió.

Casi volé hasta la pared opuesta. Pero, me alcanzó de un salto.
– Gabriel no quiere que te haga nada, pero la tentación es muy fuerte – me mostró su dentadura, blanquecina y afilada. Aunque no era mal parecido, ese tipo me asqueaba.
– Saben que vendrán por mi, ¿verdad? – amenacé.
– Es justo lo que esperamos – se mofó el nauseabundo vampiro.
Caminó hacia la gran puerta de aquella habitación y sin más ruido que el rechinar de la puerta, se fue. La habitación tenía muchas sabanas en el piso, como si esperaran que agradeciera tal comodidad.

Por otra parte, realmente dudaba que la Brigada viniera por mí. Si tan solo, no hubiera dejado aquel recado, mi padre ahora estaría buscándome, pensé; pero seguramente estaba decepcionada de mí, más que de Sarah. Hasta ahora, comprendía que mi padre sabía algo acerca de mi hermana y por eso prohibía su mención en la casa.

La puerta volvió a rechinar, mientras yo me hallaba en un rincón aspirando el poco aire que llegaba desde la ventana más alta, no es que lo necesitará pero me hacía sentir mejor.

– Tu comida – dijo el tipejo lanzando a una muchacha cerca de mis pies. Volteé un poco horrorizada al ver a la chica sollozando.

Cierto, me alimentaba de sangre humana, pero de los que lo hacía, la mayoría del tiempo, apenas y se daban cuenta de mi presencia. Unos, hasta habían creído que yo era una aparición, que había venido a salvarlos de seguir su vida en la Tierra.

La chica que me habían llevado, me miraba suplicante, tal vez, había visto como terminaban con otros humanos. Era morena y de piel suave. Mi apetito se extendió, pero me quedé allí, pasmada. El tipo que servía a Gabriel se desesperó y se dirigió a donde la muchacha y con un manotazo, le hizo un corte profundo en el cuello, mostrándome su sangre y haciendo que su aroma llenara mis sentidos.

La chica comenzó a gritar desesperadamente y me asusté aún más, sentí compasión y horror por mi condición. Por primera vez me sucedía eso, y no sabía como manejarlo.
– ¡La chica no quiere comer! – gritó el asqueroso vampiro hacia alguien, fuera de la celda.
– Veamos – dijo una voz familiar desde afuera.
– No, por favor – alcanzó a mascullar la humana.

– ¿Karim? – la voz conocida dijo mi nombre y cuando cruzó el umbral de la puerta, reconocí al propietario.
– ¿Grisam? – dije en un susurro, el pánico me había hecho su presa. Se arrodilló cerca de la chica, la tomó por la cintura y sujeto su cabeza.
– No pasa nada – le dijo como despedida.
– ¿Qué haces? – le dije aún más asustada.
– Ven aquí o se enfriará – Grisam parecía cansado, pero paciente.

Le obedecí, aunque mi mente intentaba odiarlo por ser parte de mi captura. Me acerqué a la chica y el olor de su sangre simplemente me cautivó, ya no había marcha atrás. Me acerqué a su cuello y comencé a beber de su sangre, ella soltó un gemido y yo le tapé los ojos intentando tranquilizarla.

Cuando terminé, mi cabeza permanecía baja, debido a la vergüenza de alimentarme de aquella manera, tan brutal. Silenciosa, me dirigí nuevamente a un rincón.

– Lo siento Karim, así es como lo hacemos nosotros – dijo Grisam casi en un susurro.
– Ya no importa – en ese momento mi estomago estaba lleno, y la sangre corría por mis venas a gran velocidad, lo que había hecho que la fuerza se reinstaurará en mi cuerpo.
– ¿Cuánto tiempo llevó aquí? – pregunté casualmente.

– Siete días – dijo Grisam, y me sorprendió que llevara tanto tiempo inconsciente y el, notó mi sorpresa. – Pensamos que habías muerto, pero Gabriel dijo que tu cuerpo estaba en una especie de hibernación, pero no confiaba en él – finalizo.
– Justo como yo – agregué – no se si debo confiar en ti – me recosté nuevamente en un montón de sabanas. Claramente incomodé a Grisam y se retiró al instante con el cuerpo de la humana.

Pasé cerca de dos horas tirada entre aquellas sabanas. Incluso me estaba acostumbrando a su olor, algunos humanos debieron estar allí, y Gabriel. A él, podía olerlo a kilómetros y aún no me explicaba porque no los detecté aquella noche desde mi habitación. Tal vez lo deje pasar creyendo que Sarah se acercaba. Ahora que lo pensaba no olían tan distinto.

De nuevo su olor penetró en mis fosas nasales, estaba al otro lado de la puerta. Me senté recargándome en la pared, esperando. El, inexplicablemente, estaba indeciso a entrar.

Por fin, abrió la puerta y su mirada fue lo primero que cruzó por la habitación, me buscó y cuando reparó en mí, no movió su mirada de allí.

– Así que – dijo sentándose frente a mí, abultando algunas sabanas – ¿no querías alimentarte? –
– ¿Ahora fingirás que te interesas en mi? – le cuestioné.
– Debo mantenerte a salvo, es parte de mi venganza – dijo sin inmutarse.
– Me parece bien – añadí simplemente.

– Mientras tanto deberás servirme al igual que los demás – ahogué un grito.
– ¿Escuché bien? ¿Y que? ¿Quieres que lave tus pisos y que alimente a todo tu asqueroso clan? – estaba más que ofendida, podría aceptar que me matara, pero no que me tomara como su esclava. Encendió una pipa y después de darle un golpe, iba soltando lentamente el humo.

– Pensé que estaba tratando con alguien inteligente. Karim, sé que no has sido educada como cualquier vampiro. Tus padres se han encargado de que tu formación sea mas que persistente, incluso podrías terminar con todo mi batallón, si tu estupida inseguridad te abandonara –.
– ¡¿Qué demonios te pasa?! – grité – ¡¿Ahora crees conocerme?! – continué.
– Eres muy inteligente, lo sé, pero tu lado sentimental puede pesar más. Te propongo que apoyes a los principiantes, en cuento a estrategias de batalla y a luchar contra otras Brigadas, a cambio, te diré porque estas aquí – todo me sonaba increíblemente absurdo.

– ¿Crees que te enseñaré a luchar contra las Brigada de mi padre? ¿Y que todo lo haré para que me digas esa maldita razón por la que estoy aquí? Lo único que quiero es mi libertad, de lo contrario no aceptaré ninguna de tus condiciones – intenté negociar.
– Tu ignorancia, frente al porque de tu estancia aquí, te hace ver, que lo más importante es tu libertad, pero cuando lo sepas, verás que será mejor que te mantengamos aquí – conminó.

– Ahora resulta, que… ¿tendré que agradecerte que me hayas secuestrado y que me alimentes como un animal? – dije con incredulidad.
– Si quieres volver a ver a tus padres Karim, te aconsejaría que eligieras pronto – soltó Gabriel, sin añadir nada más.

– Acepto – respondí de inmediato y fulminándole con la mirada. No entendía como había llegado a convencerme, pero la idea de involucrar a mis padres no estaba en juego. Estreché su mano y el salió de la habitación.

No sabría que pasaría en los próximos minutos, pero las únicas dos opciones que tenía claras, eran que: debía salir de aquel lugar de alguna manera, y sin que se percatarán siquiera, o exterminar a Gabriel definitivamente, cosa que no me sería nada fácil.

6 Comments:

  1. Chiara said...
    Hola
    primero que nada gracias por dejar tu comentario, ese escrito es una cancion q a mi tambien me encanto, tu historia es muy interesante , me estare pasando por aqui..
    saludos..
    manu said...
    olaaa
    me encantoo el cap!!
    aaa odio por el momento a Sarah...
    chuso era su hermana como le hace
    eso...
    pero tmb tengo la impresion de q alfinal Gabriel no es malo
    pero quien sabe...bueno tu sabes hahah
    tmb me super gusto el cap pasado estan superdupergeniales!! hahaha
    stoi de regreso hoy en la tarde suboo!!
    DTB!! MAnu
    DarkPrinccs said...
    hola niñaa, buemo me encanto tu historia en seerioo tiene muy limda trama es muy interesante..
    m gustaria q pasaras x mi blog, y demas

    q tngas un ermoso diaa y q nuncas pierdas ese don q tienes q es el de escribir... =)

    cuidate
    besoss

    bye

    ATTE: Anto
    DarkPrinccs said...
    hola grax x tu comentario, t sigoo =)
    bye

    saludoss
    laqua said...
    ¡Hola!
    Leí.
    A ver como sigue la historia :)
    Avisame cuando postees un capítulo nuevo, ¿si?
    Me parece interesante, pero hay algo que no me termina de atrapar y no sé qué es. Ni bien lo sepa, obvio, te lo diré :)
    .*._gema_ .*. said...
    Si queréis dar a conocer vuestro talento como escritores, entrad en www.aftertherainistillseeheavencrying.blogspot.com
    Participad siguiendo los pasos marcados para conseguir ser el Autor de la semana!!
    Os espero allí ;)
    Suerte

Post a Comment



Related Posts with Thumbnails

Tablón de anuncios:

Ilustración ganadora:

Hecha por mi amiga Giuli de Hollywood-Editions.